Plan Familiar de Emergencia

Objetivo

Incorporar la prevención y preparación en la cultura ciudadana mediante la elaboración de un Plan Familiar de Emergencia que permite identificar y reducir riesgos que se generan en la familia, en el entorno social o natural.

¿Qué es un Plan Familiar de Emergencia?

Es un conjunto de actividades que deben realizar las familias, con el fin de reducir riesgos que afectan negativamente su bienestar; y realizar preparativos para reaccionar adecuadamente en caso de emergencias.

Pasos para realizar el Plan Familiar de Emergencia

1. Reconocimiento del lugar donde vivimos

Dentro del Plan Familiar de Emergencias, es muy importante que todos los miembros de la familia conozcan las características de la vivienda, identificar sus amenazas, vulnerabilidades y capacidades mediante una evaluación fuera y dentro de casa.

A continuación se detallan algunas características importantes que deben considerarse en el reconocimiento y que ayudarán a  determinar el grado de riesgo en la vivienda:

  • Material de construcción con la que está hecha la vivienda.
  • Tipo de suelo donde está construida.
  • Conocer si fue construida con medidas sismo resistentes.
  • Distribución de espacios físicos.
  • Seguridad de los elementos colgados, como lámparas y cuadros que pueden caer y causar daño.
  • Ingresos y salidas libres de obstáculos.
  • Limpieza y mantenimiento de cañerías, ductos y techos.
  • Disponibilidad de un extintor y saber utilizarlo.
  • Instituciones de socorro más cercanas.

2. Identificación y evaluación de vulnerabilidades

La evaluación es el paso más importante en un proceso de gestión de riesgo y con mayor posibilidad de cometer errores, por esta razón, es primordial evaluar detenidamente la vivienda con toda la familia, tanto interna como externamente, para poder plantear soluciones.

2.1. Evaluación fuera de casa

  • Identificar claramente si podría ser afectada por una inundación, deslizamiento, erupción volcánica, entre otros.
  • Describir si la casa se encuentra cerca de ríos, esteros o zonas bajas o inundables.
  • Conocer si se cuenta con alcantarillado en el sector.
  • Conocer si cerca de la vivienda existe una gasolinera, refinería, postes de electricidad, construcciones en mal estado o avenidas de tránsito masivo.

 

2.2. Evaluación dentro de casa

Luego del  reconocimiento del lugar donde está ubicada la vivienda, es importante que los miembros de la familia conozcan como conectar y desconectar correctamente y con precaución los servicios eléctricos, gas y agua de la casa, saber en qué habitación se encuentran los recursos y medios para responder a una emergencia, conocer las rutas de evacuación para abandonar la casa y cuál es la vía más rápida y segura para ello.

3. Clasificación de señalética

Las señales y dispositivos de riesgo sirven para informar y orientar a la población sobre las zonas importantes en caso de riesgos, las señales contienen un ícono o símbolo en la parte superior de diferentes colores y una leyenda en la parte inferior.

A continuación se detalla su clasificación:

 

 

Zona de Amenaza

Indican la presencia de potenciales peligros producidos por amenazas naturales. El texto de la señal indica el tipo de la amenaza.

Prohibido el Paso

Indican la prohibición para peatones y vehículos de continuar por la vía, debido a alguno de los peligros originados por amenazas naturales. En la señal se identifica la amenaza con un símbolo o ícono.

Zona de Seguridad

Indican el inicio o presencia de una zona de seguridad frente a los diferentes peligros por amenazas naturales. En la señal se identifica la amenaza con un símbolo o ícono.  Además estas señales indican la ubicación de albergues, refugios temporales y puntos de encuentro. Todos estos lugares deben estar ubicados en zonas de seguridad.

Rutas de Evacuación

Estas señales incluyen un ícono de zona de seguridad y una flecha que indica la dirección a seguir, e informan bajo el texto “EVACUACIÓN A”: el nombre del destino y la distancia a ese destino.

4. Mapa de la Vivienda
Es importante realizar un dibujo simple de la vivienda y sus alrededores, señalar las puertas y ventanas de la casa, los lugares seguros y peligrosos, rutas de evacuación y puntos de encuentro.

5. Mochila de Emergencia

Todos los hogares deberían contar con recursos mínimos para hacer frente a una situación de emergencia, a continuación se detalla una lista de medios que se consideran imprescindibles en la Mochila de Emergencia:

  1. Mantener una reserva de alimentos enlatados (atún, fréjol, cereales, galletas, leche tetra pack, entre otros) para emergencias, alimentos especiales de uso regular (leche especial o comida para bebés, ancianos y personas con discapacidad).
  2. Contar con una reserva de agua potable embotellada, en caso de que el suministro se interrumpa.
  3. Una radio a pilas, con pilas extras que permitirá mantener informados a los miembros de la familia, es fundamental revisar periódicamente que las pilas estén en buen estado y conocer de forma predeterminada la frecuencia de las emisoras locales en las que se emite los mensajes de ayuda o información.
  4. Disponer de una linterna a pilas, con pilas extras que nos ayudarán en la localización de personas u objetos.
  5. Estar provistos de velas y fosforeras, en caso de que se interrumpa el servicio eléctrico.
  6. Un botiquín de emergencias en el que además de medicamentos e insumos propios se encuentren las medicinas que frecuentemente usan los integrantes de la familia.
  7. Kit de aseo ( papel higiénico, cepillos de dientes, jabón, pasta dental, toallas higiénicas, entre otros).
  8. Una libreta de anotaciones donde se encuentren los números de la familia en caso de emergencia, incluyendo el número único de emergencias 911.
  9. Documentos personales (cédulas, pasaporte, certificados, documentación médica y  documentos de propiedad para posteriores gestiones con la autoridad o identificación de albergues).
  10. Ropa (una muda de ropa personal, manta, cobijas, impermeables, entre otros).
  11. Si tiene mascotas, realizar una pequeña mochila donde se incluya: funda de alimentos, agua embotellada y fundas plásticas para recoger sus desperdicios).

Es importante dosificar las reservas y economizar al máximo.

6. Evacuación y Simulacro

6.1. Evacuación

La evacuación es tal vez uno de los momentos de mayor tensión entre la familia, por tanto, se debe instruir a todos sus miembros a mantener la calma y ser ordenados.
El comportamiento ordenado no desemboca en consecuencias trágicas, pero para ello debe trazarse un plan de evacuación en el que participan todos los representantes de la familia. Se debe cumplir con las disposiciones de las autoridades mientras dure la emergencia.

Antes de salir de su vivienda, desconectar todos los sistemas de la casa: agua, gas, servicio eléctrico y tener lista la Mochila de Emergencia.

6.2. Simulacro de Evacuación

Un simulacro es un ensayo o práctica sobre cómo se debe actuar en caso de una emergencia, provocada por un sismo, incendio, inundación, erupción volcánica, entre otros.
Realizar un simulacro tiene muchas ventajas. Nos permite comprobar con anticipación si las acciones de preparación son eficientes y corregir la situación para una mejor respuesta a la emergencia. Estar bien entrenados para actuar correctamente ante un e

vento adverso fomenta una cultura de prevención de riesgos entre los miembros de la familia.
Después de hacer uno o varios simulacros, la familia deberá discutir y analizar los puntos que considere incorrectos y corregirlos para quedar realmente convencidos de lo que se tiene que hacer.
La participación de los niños es muy importante, ellos pueden tener un rol o actividad específica dentro del Plan Familiar de Emergencia.

6.3. Pasos para realizar un simulacro de evacuación

  1. Imaginar situaciones de emergencia.
  2. Asumir responsabilidades o roles.
  3. Emitir voz de alarma.
  4. Interrumpir actividades y desconectar servicios de la vivienda.
  5. Evacuar con orden por las rutas de evacuación.
  6. Llegar al punto de encuentro.
  7. Verificar que nadie falte.
  8. Evaluar resultados y tiempos.